Entrenamiento De Pesas En Mujeres Hoy En Día

Actualmente, el entrenamiento de pesas, y sobre todo con Kettlebells, ha cobrado gran popularidad en el género femenino. Muchos son los beneficios que adquieren las mujeres que se someten a un adecuado entrenamiento. Cada vez son más las mujeres que han empezado a dominar aquellos terrenos que les parecían inalcanzables años atrás.

El Entrenamiento De Pesas En Mujeres Y Su Psicología

En el pasado, al género femenino se lo ha catalogado de “sexo débil”y la feminidad era sinónimo de docilidad. Hoy en día, las mujeres se van introduciendo en deportes extremos o deportes vinculados mayormente a los hombres, demostrando que no son ese “sexo débil’ que tanto se les atribuía. Podemos ver esto simplemente observando la diferencia en la forma del cuerpo, el tamaño, la definición muscular y las funciones que cumplen hoy las mujeres comparadas con sus congéneres de hace 30 ó 40 años.

Los tradicionales roles de género han cambiado y el entrenamiento de pesas le ha permitido a más y más mujeres alcanzar su desarrollo listo optimo y poder llevar a cabo sus demandas diarias. Entre sus efectos físicos más destacables, sobre todo si es con kettlebells, están los relacionados a la consistencia ósea y muscular (prevención de osteoporosis, aumento de la estabilidad de las articulaciones), al aspecto físico (aumento de tejido magro, disminución del tejido graso no funcional) y a las actividades de la vida diaria.

Pero además, uno de los efectos más interesantes del entrenamiento de pesas es a nivel psicológico. Al parecer las mujeres que entrenan con pesas adquieren mayor confianza y se sienten más seguras de ellas mismas. Algunas experiencias realizadas con chicas que presentaban cuadros de bulimia y/o anorexia, nos muestran que una vez que los balances calóricos y nutricionales han sido estabilizados, el entrenamiento con pesas no es sólo un poderoso aliado para regenerar el tejido muscular, sino que además un estudio realizado en la Universidad de Harvard ha revelado que 10 semanas de entrenamiento de la fuerza reduce los síntomas de la depresión clínica.

Las mujeres que entrenaron durante el estudio informaron sentirse más seguras y “capaces”. Al aumentar su autoestima y confianza, ellas superaron con mayor éxito su depresión. Esto no sólo se ve en los cuadros depresivos. Son varias las mujeres que expresan sentirse más seguras de si mismas cuando empiezan a entrenar. Lo que nos hace preguntarnos ¿por qué cambia el humor de las mujeres que hacen entrenamiento de pesas? La psicología positiva tal vez nos pueda arrojar una pista con relación a esto.

La psicología positiva es una corriente dentro de la psicología que propone centrarse en los aspectos saludables y en las maldades positivas de las personas para superar sus padecimientos y vivir una vida más plena. De este modo, podríamos suponer que en el estudio de Harvard las mujeres que entrenaron empezaron a reconocer su propia fortaleza y esto les permitió superarse a ellas mismas. La sensación de superación personal acarrea una sensación de seguridad que nos impulsa salir adelante.

El “yo puedo” llena de confianza para seguir creciendo. Aún si el “yo no puedo es levantar un peso que creía que no podía levantar, al romper con las limitaciones que creía tener puedo corroborar por mi misma que en el fondo “yo si puedo”, lo que las motiva a creer más en sí mismas y en sus capacidades. También esta sensación de seguridad se incrementa a raíz de “ser mujeres”. Se podría pensar que al haber sido rotuladas históricamente como seres débiles, las mujeres que hacen entrenamiento de pesas puedan sentir que salen de este rotulo que se les ha impuesto socialmente.

Aun cuando ha habido un gran avance del feminismo, sigue en vigencia la idea de que el género masculino es el agresivo y vigoroso mientras el femenino es el género dócil y sumiso. No obstante, la cantidad de mujeres que entrenan en fuerza son una prueba fehaciente de que no hay tales restricciones físicas. Por esta razón, el sentir que se ha derrumbado una limitación social tan determinante las fortalece aún más a nivel psicológico, demostrándose a sí mismas y al mundo entero que Si PUEDEN. Para concluir, las mujeres que hacen entrenamiento de pesas obtienen un gran bienestar personal que les permite sentirse mejor consigo mismas. No sólo adquieren fuerza a nivel físico sino también a un nivel psicológico.

compartelo si te ha gustado!!!Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on Pinterest
(Visited 222 times, 1 visits today)